Tipos de asistencia sanitaria en España

El sistema sanitario español es un sistema mixto formado por el Sistema Nacional de Salud (SNS) y una red hospitalaria privada. En 1986 se crea la Ley General de Sanidad que implica que todos los españoles tienen derecho a una sanidad. El SNS se conoce por la descentralización de su gestión, ya que este sistema se divide en 3 niveles: el Ministerio de Sanidad y Consumo, la organización autonómica y las áreas de salud. El estado español cubre las necesidades sanitarias de sus ciudadanos a través del SNS, que se financia con la recogida de impuestos.

Asistencia sanitaria pública

Niveles de la Sanidad Pública

La asistencia sanitaria pública como se ha descrito anteriormente tiene 3 niveles:

  1. El Ministerio de Sanidad y Consumo, que se encarga de organizar y crear todas las políticas de salud, asistencia sanitaria, etc.
  2. Organización autonómica: todas las comunidades autónomas en España cuentan con un sistema de salud que aglutina todos los centros y establecimientos de cada comunidad autónoma.
  3. Áreas de salud: se encuentra dentro del punto anterior, se encarga de las prestaciones y programas sanitarios de cada comunidad autónoma. Las áreas de salud se dividen en zonas formadas por centros de salud u hospitales, y se organizan dependiendo de factores demográficos, geográficos, laborales o culturales.

En España se calcula que el 90% de la población se beneficia del sistema sanitario público. Este sistema cubre consultas médicas, gastos de hospitalización en establecimientos públicos y también medicamentos. Además, la asistencia sanitaria pública se divide en dos grupos: Atención Primaria y Atención Especializada

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Captura-de-pantalla-2023-05-31-a-las-10.19.00-1024x508.png

Atención Primaria

De acuerdo con el Ministerio de Sanidad, es “el nivel básico e inicial de atención, que garantiza la globalidad y continuidad de la atención a lo largo de toda la vida del paciente, actuando como gestor de casos. Comprende actividades de promoción de salud, educación sanitaria, prevención de la enfermedad, asistencia sanitaria, mantenimiento y recuperación de la salud, así como la rehabilitación física y el trabajo social”. Pone a disposición de la población una serie de centros de salud con servicios básicos cercanos al lugar de residencia, con equipos integrados por médicos de familia, pediatras, enfermeros y personal administrativo, trabajadores sociales, matronas y fisioterapeutas.

Atención Especializada

Según el Ministerio de Sanidad, “comprende las actividades asistenciales, diagnósticas, terapéuticas y de rehabilitación y cuidados. Garantizará la continuidad de la atención integral al paciente, una vez superadas las posibilidades de la atención primaria y hasta que aquél pueda reintegrarse en dicho nivel. Esta atención se presta en consultas externas y en hospital de día. Se presta en centros de especialidades y hospitales, los pacientes han de ser remitidos por el médico de cabecera excepto en caso de urgencia.

El acceso a la atención de urgencia hospitalaria se realiza por remisión del médico de atención primaria o especializada o por razones de urgencia o riesgo vital que puedan requerir medidas terapéuticas exclusivas del medio hospitalario. Sin embargo, las consultas oftalmológicas y odontológicas en ningún caso quedan cubiertas por la asistencia sanitaria pública.

Cómo acceder a la asistencia sanitaria pública

Lo primero que se debe conseguir es la Tarjeta Sanitaria Individual (TSI). Este documento es personal e intransferible, y garantiza el acceso a los servicios sanitarios públicos. También es necesario presentarla en las farmacias cuando un médico emite una receta. Para conseguir la tarjeta sanitaria se debe acudir al centro de salud que le corresponda con el documento de reconocimiento del derecho a la asistencia sanitaria. Allí se tramita la emisión de la TSI para el asegurado y para cada uno de sus beneficiarios.

Hay que recordar que la Sanidad Pública no es universal, es decir, que por ser español o vivir en España no se tiene derecho a los servicios sanitarios públicos. Hay que pertenecer a la categoría de asegurados o de beneficiarios.

Asegurados

Comprende a las personas que trabajen por cuenta ajena o propia y que estén afiliados a la Seguridad Social, que sean pensionistas y también afiliados a la Seguridad Social, que sean perceptores de cualquier prestación periódica de la Seguridad Social como el subsidio por desempleo. No obstante, también pertenecen a la categoría de asegurados quienes tengan nacionalidad española y residan en territorio español.

Beneficiarios

tienen la condición de beneficiarios de un asegurado quienes tengan un cónyuge asegurado o convivan con él en situación de pareja de hecho, quienes sean ex cónyuges o estén separados judicialmente, o quienes sean descendientes de la persona asegurada o de su cónyuge aunque estén separados judicialmente, siempre y cuando sea menor de 26 años. En caso de ser mayor de 26 años debe contar con una discapacidad igual o superior al 65%.

Asistencia sanitaria privada

¿Cómo funciona la asistencia sanitaria privada?

En España se calcula que en torno al 10% de la población se beneficia de este tipo de asistencia sanitaria. Consiste en contratar seguros médicos privados, es decir, de establecer un contrato entre el asegurado y la compañía aseguradora. Puede haber dos tipos de contratos: el asegurado paga una cantidad mensual a una aseguradora, que propone un cuadro médico al cliente; el asegurado elige un centro médico y los profesionales por los que quiere ser atendido y luego se realiza un reembolso. La primera opción es la más demandada en España.

¿Cómo puedo acceder a la asistencia sanitaria privada?

Para poder acceder a la asistencia sanitaria privada el cliente cuenta con una póliza de seguros, que es el documento en el que se detallan las condiciones de asistencia sanitaria, las coberturas, servicios, medicamentos y pruebas a las que se puede acceder. Cada compañía aseguradora ofrece distintas pólizas, por lo que la asistencia sanitaria privada no es igual para todas las personas ni tiene el mismo coste.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Captura-de-pantalla-2023-05-31-a-las-10.19.42-1024x506.png

Factores que influyen en la prima de los seguros médicos privados. La prima es el precio del seguro de salud que se paga al contratar la póliza médica

  1. Edad del asegurado: cuanto más joven, se tiende a imaginar que se es menos propenso a padecer enfermedades o a desarrollar patologías, por lo que a medida que se es más mayor la prima del seguro aumenta.
  2. Coberturas que se contratan: dependiendo de las prestaciones que quiera contratar el asegurado la prima será mayor o menor.
  3. Copago: cuando se contrata un seguro de salud privado se puede contratar con o sin copago. Consiste en pagar una cantidad de dinero cada vez que se hace uso de algún servicio de la póliza. Si se contrata el copago a la hora de abonar la prima mensual o anual esta será mayor o menor. Si no se contrata el copago, cada vez que se acceda a algún servicio de la póliza no se tendrá que abonar nada pero a la hora de hacer el pago mensual o anual este será mayor.

Ventajas de la asistencia sanitaria privada

El factor determinante a la hora de contratar un seguro médico privado es la rapidez en la atención ante cualquier circunstancia. Los hospitales privados se centran en acortar lo máximo posible los tiempos de espera de los usuarios para ser atendidos, diagnosticados y tratados.  Generalmente, en caso de ser ingresado, contar con un seguro privado permite contar con una habitación individual lo que supone mayor comodidad. Cuando hay una urgencia se puede acceder al servicio hospitalario pero también a domicilio. Además, el cuadro médico suele ser amplio por lo que se accede directamente a varios especialistas y a una segunda opinión.

Por tanto, si estás pensando en contratar un seguro médico no dudes en solicitar información nuestra página web.

 

Banner ASISA IS2

Artículos relacionados